Tolerancia a la frustración

Tolerancia a la frustración

¿Qué es la frustración?

Es una reacción emocional ante la imposibilidad de no conseguir nuestros deseos, la cual nos produce ansiedad, ira, desilusión, incluso podría provocar una depresión.

En algún momento de nuestra vida, sentimos frustración ante algo: no conseguir la pareja que deseamos, perder un trabajo, proyectos…La verdadera eficacia de sufrir una frustración es cómo manejamos y afrontamos esa emoción y sacar el aprendizaje. De esta manera una emoción que en un principio es negativa, podemos transformarla en positiva, evitando las consecuencias negativas.

¿Qué significa no tolerar la frustración y sus consecuencias?

Las personas con baja tolerancia a la frustración suelen ser personas poco flexibles, impacientes, exigentes, competitivas, que se creen que todo gira a su alrededor, las cuales se ponen objetivos poco reales en ese momento, ya que siempre se creen merecedoras de lo que demandan.

En el momento de hacer un proyecto nuevo ponemos muchas ilusiones y toda nuestra energía, si no llegamos a los objetivos esperados, aparece la frustración. En nuestra mano está cómo afrontarla, lo cual nos dará el grado de frustración que tenemos cada uno.

¿Cómo manejarla?

La frustración es una emoción que por suerte podemos aprender a gestionarla. Es importante que los padres pongan atención a esto, ya que se debe enseñar desde una edad temprana.

El niño no tiene paciencia, lo quiere todo ya, exige todo lo que demanda, no comprende que tiene que esperar, lo cual derivará en llantos y rabietas. Si no se enseña en la niñez a gestionar estas emociones, se quedará arraigado en la edad adulta.

Educar a los más pequeños a tolerar, significa adultos más fuertes emocionalmente hablando.

Daniel Goleman, creador del concepto de inteligencia emocional , considera que la habilidad para manejar la frustración es una de las más importantes para alcanzar el éxito.

  1. Acepta. Luchar no tiene relación directa con conseguirlo a la primera. Valora lo que has aprendido en este episodio, lo cual será muy útil para tu siguiente intento.
  2. Pon objetivos alcanzables. De esta manera irás motivándote poco a poco
  3. Busca soluciones, no te quedes en el victimismo del “no lo logré”, sino que analiza “por qué no lo logré”. Esto te llevará a hacer las mejoras necesarias en tu siguiente intento.
  4. No repitas una y otra vez lo mismo. Si lo haces obtendrás lo mismo.
  5. Esfuerzo e ilusión. A veces un objetivo requiere más esfuerzo del que creíamos, insiste, modifica lo que no funcionó y en cada intento pon la misma ilusión que al principio.
  6. No tengas en cuenta las valoraciones ajenas acerca de que no puedes conseguirlo. Sigue tu intuición.
  7. De vez en cuando, echa la vista atrás y compara cómo estabas en el origen y cómo estás en el momento presente, esto te ayudará a ver tus logros. Valóralos!!!
  8. Haz visualizaciones positivas de cómo te quieres ver. Si no eres capaz de verlo, no eres capaz de conseguirlo

Tolerar la frustración

La tolerancia a la frustración es vital para poder avanzar. Dicha tolerancia te puede dar la capacidad de aprender, superarte, conseguir objetivos mayores de los propuestos en un principio, lo cual te hace fuerte. TÚ DECIDES!!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Águeda Torres Gómez de la Llamosa .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Nerworks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.